ETAPAS DE DESARROLLO DE LOS EQUIPOS

A partir de que se detecta la necesidad de trabajar en equipo, debemos detenernos a pensar que esto no ocurrirá de manera espontánea, podemos decir que identificamos cuatro etapas que los equipos deberán transitar para alcanzar el éxito. Estás son:

– Creación: Cuando un grupo apenas aprende a relacionarse, se reúne para integrarse como equipo; un mínimo de trabajo llega a realizarse.
– Conflicto: Una época de tensas negociaciones de los términos bajo los cuales el equipo trabajará, pocos resultados y mucho conflicto; una prueba de fuego.
– Enfoque: Un tiempo en el cual se aceptan los roles, se desarrolla el sentimiento de equipo y se comparte abiertamente la información, se empieza a avanzar hacia el objetivo común.
– Equipo: Cuando al fin se alcanzan los niveles óptimos en productividad, calidad, toma de decisiones, solución de problemas; mejora continua, adjudicación de recursos e interdependencia interpersonal.

El proceso de integración es un esfuerzo institucional y permanente para transformar un grupo en un verdadero equipo de trabajo.

Resulta pertinente aclarar que la formación de equipos sigue dos orientaciones: la integración para la relación, o sea, estrechar los vínculos socio afectivos de los participantes; y la integración para la tarea, es decir, la integración del equipo en la solución de aquellos problemas que impiden el logro de las metas de grupo.

VAZQUEZ, Oscar H. De Grupo a Equipo, MDG Editorial.